La escasez de forraje y agua para el ganado vacuno provocó un bajón, de 10 mil litros por día, en la producción de leche desde hace dos meses, lo que significa pérdida económica para quienes se dedican a ese rubro, especialmente en Méndez.

Anteriormente la producción llegaba a 28 mil litros diarios y ahora sólo llega a 18 mil.
El presidente de la Agrupación de Lecheros Moto Méndez, Weimar Rosales, manifestó que existe una dejadez de las autoridades por lo que no se evidencia apoyo para este sector. Criticó que se priorice el sector vitivinícola y no así la producción lechera.

“Estamos preocupados porque estamos saliendo de una helada, hasta la fecha no llueve como debería, estamos sin forraje verde, lo poco que tenemos lo estamos haciendo alcanzar mezclándolo con la compra de chala seca del sorgo que llega del Chaco o de Santa Cruz. Esto será una crisis tremenda porque nuestra producción ha llegado a bajar considerablemente desde hace unos dos meses atrás”, dijo.
Para hacer frente a esa situación, actualmente compran el forraje (chala seca), en fardos de 20 kilos a un precio entre 25 a 30 bolivianos. Los rollos de sorgo están a 550 ó 600 bolivianos.
En el Valle Central existen 1.500 familias que se dedican a este rubro y sólo en Méndez son 647 familias. El principal comprador es Pil Tarija, que adquiere cerca de un 80 por ciento de la producción de leche. El resto se divide entre Prolac, Lácteos Bol y la gente que vende de manera directa en el mercado local.

Al respecto, el secretario de Gobernabilidad, Luis Alfaro, señaló que no se puede hablar de programas lecheros u otros relacionados con la agricultura y la ganadería hasta que no se resuelva el tema del agua.
“El agua ya no tiene que ser discurso, hoy la situación es demasiado crítica y el Gobernador ha tomado estas decisiones con recursos propios, con crédito, el agua lo vamos a enfrentar estructuralmente”, expresó a tiempo de pedir que los dirigentes de las comunidades “tengan paciencia” algunos meses pues se atenderá sus necesidades.

Forraje y agua
La falta del líquido elemento y el forraje para los animales afecta considerablemente en todos los municipios de Tarija, incluido el Chaco puesto que constantemente se conoce las pronunciaciones que realizan los dirigentes campesinos quienes piden mayor atención de las autoridades. En determinados municipios, para hacer frente a esta situación, se lleva agua en cisternas, sin embargo, no es suficiente para todo el ganado vacuno y menos para la producción